“Los viajes de Gulliver” – Nivel D – Ficha 50


LEE LOS TRES TEXTOS EN VOZ ALTA

ESCRIBE TUS RESPUESTAS EN UNA LIBRETA

 

Lectura 50.1.D:

De la misma manera entregué mi reloj, al que el emperador tuvo tan gran curiosidad por ver, que mandó a dos de los más corpulentos soldados de su guardia que lo sostuvieran sobre un madero en los hombros. Se asombró del continuo ruido que hacía y del movímiento del minutero, y requirió la opinión de algunos de sus sabios que tenía próximos, opiniones que fueron varias y apartadas, aunque, desde luego, no pude entenderlas muy perfectamente. Luego entregué las monedas de plata y de cobre, la bolsa, con nueve piezas grandes de oro y algunas más pequeñas; el cuchillo y la navaja de afeitar; el peine, la tabaquera, el pañuelo y el libro diario. La cimitarra, los pistoletes y la bolsa de la carga fueron llevados en carro a los almacenes de Su Majestad; pero las demás cosas me fueron devueltas. Tenía yo, un bolsillo secreto que escapó del registro, donde guardaba unos lentes, un anteojo de bolsillo y otros cuantos útiles que, no importando para nada al emperador, no me creí en conciencia obligado a descubrir, y que temía que me rompiesen o estropeasen si me arriesgaba a soltarlos.

Responde a las preguntas:


1-       ¿Con qué sostenían los soldados su reloj?

2-       ¿Sobre qué parte del cuerpo sostenían los soldados el reloj?

3-       ¿Qué fue lo que asombró a su majestad?

4-       ¿A quién le pidió consejo su majestad?

5-       ¿Qué guardaba en el bolsillo secreto Gulliver?

Lectura 50.2.D:

De la misma manera entregué mi reloj, al que el emperador tuvo tan gran curiosidad por ver, que mandó a dos de los más corpulentos soldados de su guardia que lo sostuvieran sobre un madero en los hombros. Se asombró del continuo ruido que hacía y del movímiento del minutero, y requirió la opinión de algunos de sus sabios que tenía próximos, opiniones que fueron varias y apartadas, aunque, desde luego, no pude entenderlas muy perfectamente. Luego entregué las monedas de plata y de cobre, la bolsa, con nueve piezas grandes de oro y algunas más pequeñas; el cuchillo y la navaja de afeitar; el peine, la tabaquera, el pañuelo y el libro diario. La cimitarra, los pistoletes y la bolsa de la carga fueron llevados en carro a los almacenes de Su Majestad; pero las demás cosas me fueron devueltas. Tenía yo, un bolsillo secreto que escapó del registro, donde guardaba unos lentes, un anteojo de bolsillo y otros cuantos útiles que, no importando para nada al emperador, no me creí en conciencia obligado a descubrir, y que temía que me rompiesen o estropeasen si me arriesgaba a soltarlos.


Preguntas:

 

1-       ¿Con qué sostenían los soldados su reloj?

2-       ¿Sobre qué parte del cuerpo sostenían los soldados el reloj?

3-       ¿Qué fue lo que asombró a su majestad?

4-       ¿A quién le pidió consejo su majestad?

5-       ¿Qué guardaba en el bolsillo secreto Gulliver?

LEE EN VOZ ALTA

AUNQUE SUENE EXTRAÑO!!

 

Lectura 50.3.D:

De la misme manera entregué mi reloj, al que el emperadar tuvo tan gron curiosidad por ver, que mandó a dis de los más corpulentis soldados de su guardia que lo sostuvierun sobre un madera en los hombros. Se asombró del continuo ruide que hacía y del movímienti del minutero, y requirió la opinión do algunos de sus sabias que tenía próximos, opiniones que fueren varias y apartadis, aunque, desde luego, no pude ontenderlas muy perfectamentu. Luego entregué las monedas de plate y de cobre, la bolsi, con nueve piezas grandes de oro y algunos más pequeñas; el cuchillu y la navaja de afeitar; el peina, la tabaquera, el pañuele y el libro diario. La cimitarra, lis pistoletes y la bolsa de la carga fueran llevados en carro a los almacenis de Su Majestad; pere las demás cosas me fueron devueltos. Tenía yo, un bolsillo secretu que escapó del registro, donda guardaba unos lentes, un anteoja de bolsillo y otros cuantes útiles que, no importando pari nada al emperador, no mo creí en conciencia obligadu a descubrir, y que temía que me rompiesen o astropeasen si ma arriesgaba a soltarlus.

Preguntas:

 

1-       ¿Con qué sostenían los soldados su reloj?

2-       ¿Sobre qué parte del cuerpo sostenían los soldados el reloj?

3-       ¿Qué fue lo que asombró a su majestad?

4-       ¿A quién le pidió consejo su majestad?

5-       ¿Qué guardaba en el bolsillo secreto Gulliver?

 

Respuestas:

1. UN MADERO

2. LOS HOMBROS

3. DEL CONTÍNUO RUIDO QUE HACÍA

4. A ALGUNOS DE SUS SABIOS

5. UNOS LENTES Y UN ANTEOJO DE BOLSILLO

ÁNIMO CON LAS LECTURAS

Acerca de lectorixblog

¿Quieres estar al día de las últimas novedades de Psicología? Trastornos, diagnósticos, tratamientos... Lectorix te mantiene al día!
Esta entrada fue publicada en comprensión lectora, educación, escolarización, FICHAS DE LECTURA, lectura, lenguaje, profesor y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s