Dr.Siegel y la terapia Mindfulness.


2-83DA5528-135014-800Daniel J. Siegel, científico, psiquiatra, educador e investigador en el ámbito de la salud mental, nos aporta su visión integradora entre el mindfulness, el apego seguro y las funciones pre frontales del cerebro. Según él, todas las culturas y religiones han recurrido a varios métodos para centrar su atención y sintonizar con el presente, con el objetivo de obtener un mayor bienestar  (oraciones, meditación, practica del yoga, del taichí…). Al demostrarse científicamente que prestar atención plena, atendiendo a la experiencia del aquí y ahora, mejora la fisiología, las funciones cognitivas y las relaciones interpersonales, el mindfulness ha despertado un gran interés, tanto clínico como social. Este interés ha llevado a que varios estudios científicos relacionen la atención plena y consciente con el desarrollo de los circuitos cerebrales, permitiendo una relación sintónica con la propia mente. Mindfulness no es un término que tenga correspondencia en nuestro idioma, aunque podemos entenderla como la capacidad universal innata al ser humano de atención, conciencia plena, presencia atenta y reflexiva, según Siegel. Sería la opción por vivir lo que pasa en el momento actual, sentir el aquí y el ahora, frente al vivir recordando el pasado o imaginando el presente (Vallejo, 2006), o el estar consciente de lo que hacemos, pensamos o sentimos en nuestra vida cotidiana (Simón, 2007). Igualmente, todas estas definiciones solo nos permiten hacernos una vaga idea teórica sobre el término, pues la práctica, tal y como nos recomienda el investigador, es la única clave para su completa compresión. 2-70CA8CB0-83558-800Para ello, el autor recomienda practicas recuperadas de la tradición budista, como el Vipassana, o meditación de introspección, que consiste en permanecer inmóvil con los ojos cerrados y tomando nota mental de las sensaciones corporales, los pensamientos, percepciones y emociones que van surgiendo momento a momento. Con su práctica aprendemos a centrar la atención con intención, evitando sensaciones, preocupaciones y pensamientos que nos puedan apartar del presente. Como procedimiento terapéutico, el mindfulness, busca que los aspectos emocionales y sensoriales (procesos de carácter no verbal) sean aceptados y vividos en su propia condición y naturaleza, sin ser evitados y, mucho menos, intentándolos controlar. Factores, a su vez, ya conocidos en psicología: la exposición y la autorregulación de las técnicas  biofeedback o de hipnosis, que permiten vivir los fenómenos perceptivos y sensoriales tal y como son. Quizás lo más novedoso de la visión de Siegel sea la integración de las experiencias subjetivas (o vías personales) con visiones científicas desde la neurociencia, ya que su objetivo principal es demostrar que la atención plena refuerza tanto el bienestar físico, como el psicológico y el social. Durante sus investigaciones demuestra que, cuando la mente no está ocupada en una tarea concreta, tiende a implicarse en procesos narrativos, relacionando el pasado con el futuro y construyendo nuestro propio self, con el que nos identificamos, actividad que se localiza en las redes neuronales de las zonas mediales de la corteza pre frontal. Cuando estas funciones se activan demasiado, el sujeto vive constantemente en el futuro y se instala en él un discurso de temor o de deseo.

Contrariamente, cuando dedicamos la atención a lo que sucede en el presente, la actividad de las zonas mediales de la corteza pre frontal decrece y entran en acción los circuitos nerviosos, lo que nos permite demostrar un patrón psicobiológico que acompaña al estado de meditación: un estado de alerta relajada y una disminución en la actividad del sistema nervioso periférico (común en todas las técnicas de autocontrol); una actividad sostenida del sistema nervioso central (específica en la meditación); y cambios electroendefalográficos específicos de la vigilia y el sueño (con el mantenimiento de la atención). Así pues, las funciones ejecutivas que se ven beneficiadas por el mindfulness se pueden agrupar según el siguiente listado de componentes, que coinciden con las nueve funciones de la corteza pre frontal (Lezak, 1995; Stuss y Levine, 2002):

  1. Las capacidades necesarias para formular metas y/o diseño de planes.
  2. Las facultades implicadas en la planificación de los procesos y las estrategias para lograr los objetivos.
  3. Las habilidades implicadas en la ejecución de los planes.
  4. El reconocimiento del logro / no logro y de la necesidad de alterar la actividad, detenerla y generar nuevos planes de acción.
  5. Inhibición de respuestas inadecuadas.
  6. Adecuada selección de conductas y su organización en el espacio y en el tiempo.
  7.  Flexibilidad cognitiva en la monitorización de estrategias.
  8. Supervisión de las conductas en función de estados motivacionales y afectivos.
  9. Toma de decisiones.

No obstante, ¿qué significa exactamente practicar mindfulness?

Son varios los estudios que sintetizan sus factores principales en la práctica (Baer y otros, 2006):

  1. La no reactividad ante la experiencia interna, percibiendo las emociones y sensaciones sin reaccionar ante ellos.
  2. Mantenimiento del presente, observando, percibiendo, atendiendo  a las sensaciones, las percepciones, a los pensamientos y a las emociones, aunque sean dolorosas o desagradables.
  3. Actuar conscientemente, no de forma automática o sin la plena consciencia de lo que se está haciendo en todo momento, aunque se atarse los zapatos sin mirar o estar pensando en otra cosa.
  4. Describir y etiquetar con palabras, pudiendo describir, fácilmente, toda nuestra experiencia mediante el lenguaje verbal.
  5. Sin juicios ante la experiencia, pues la aceptación incondicional no existen pensamientos irracionales o inapropiados, por ejemplo.

Enlaces de interes:

http://drdansiegel.com/

Ted Talk:   http://www.youtube.com/watch?v=Nu7wEr8AnHw

Amazon: nuestros cuadernos de lectura “Los Viajes de Gulliver

 

Acerca de lectorixblog

¿Quieres estar al día de las últimas novedades de Psicología? Trastornos, diagnósticos, tratamientos... Lectorix te mantiene al día!
Esta entrada fue publicada en atención, cerebro, cortex cingulado anterior, creatividad, escolarización, meditación, neurociencia, pautas para padres, pensamiento divergente, psicoeducación para padres y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s