Alteraciones de la atención : TDAH


Alteraciones de la atención by #lectorix

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEl TDAH es un trastorno del desarrollo que cursa con problemas de atención , hiperactividad e impulsividad.

Los primeros síntomas aparecen sobre los 4 años de edad, son niños inquietos que reclaman la atención de los mayores, tienen rabietas por pequeñas cosas y les cuesta adaptarse a los juegos en grupo. Después hacia los 7-8 años suele empezar el fracaso escolar ya que tienen dificultad para prestar atención en clase, para iniciar y acabar los deberes, molestan a sus compañeros, no guardan el turno , por lo que son rechazados. En la adolescencia disminuye la hiperactividad pero persiste la falta de atención y la impulsividad.Presentan una falta de perseverancia , escasa tolerencia a la frustación , se pueden iniciar en el consumo de drogas y alcohol, pueden presentar trastornos del humor , depresión y baja autoestima .

La prevalencia en la población infantil se situa sobre el 5-10 %, no hay diferencia entre países o grupos étnicos, es más frecuente en varones 6 a 1 .

La etiología es desconocida . Hay un componente genético ya que el riesgo que un niño presente TDAH si un padre lo tiene es del 58%.Los factores biológicos ( problemas realacionados con la gestación y el parto ) y factores ambientales ( pobreza, malnutrición, problemática familiar…)no son la causa , únicamente pueden favorecer la aparición de los síntomas y su perpetuación.

a7736_brain-colorCuando el TDAH se asocia a desordenes de conducta como el trastorno negativista desafiante , trastorno disocial o a trastornos del aprendizaje , hablamos de comorbilidad.El trastorno negativista desafiante son niños desobedientes y hostiles con las figuras de autoridad , padres y profesores.Estas conductas están unidas a sentimientos de baja autoestima, labilidad emocional.Los niños con comportamiento disocial se saltan repetidamente los derechos básicos de los demás y de las normas sociales para su edad.Causan daño físico a personas y animales, robos..                           Los trastornos del aprendizaje ocurren en todas las materias y son la causa principal de visita a un profesional más que el mal comportamiento.El TDAH se asocia también con ansiedad, depresión mayor, trastorno bipolar , desorden obsesivo-compulsivo, desorden del apetito , de adaptación y tics.

Respecto al consumo de drogas , las personas con TDAH inician el consumo a una edad menor y la evolución hacia la dependencia es más rápida. Por otra parte se ha demostrado que los niños tratados con estimulantes no presentan mayor riesgo de consumo de drogas, es más , hay estudios que evidencian que los niños con TDAH que no recibieron tratamiento presentan un riesgo de abuso de drogas dos veces superior que los niños tratados con estimulantes.

Los niños con TDAH presentan problemas a tres niveles :

-Inhibición de la conducta                                                                                                              -Funciones ejecutivas (memoria de trabajo verbal y no verbal, autorregulación de los afectos  )                                                                                                                                             -Control motor de la conducta

Inhición de la conducta : tienen  dificultad para inhibir las respuestas a un determinado impulso ( impulsividad ), dificultad para interrumpir una respuesta activada mediante una orden , poca resistencia a la distracción.

Funciones ejecutivas : El fallo para inhibir una respuesta o resistirse a las distracciones  se relaciona con cuatro funciones ejecutivas : la memoria de trabajo no verbal, la interiorización del lenguaje, la autorregulación de los afectos y la reconstitución.

La memoria de trabajo no verbal permite mantener una información en el sistema cognitivo durante la demora que precede la respuesta y analizarla para poder controlar las respuestas subsiguientes .Las personas con TDAH no pueden retrasar las respuestas y no pueden proteger las actividades de la memoria de trabajo de la distracción. Tienen dificultad para imitar conductas nuevas  , para recuperar y mantener en mente la información del pasado antes de emitir una respuesta a un suceso ( función retrospectiva ) esto implica que la persona está menos capacitada para tener en cuenta consecuencias futuras de los sucesos , tienen reducida su capacidad de previsión ( función prospectiva ).Por último tienen una percepción errónea del sentido del tiempo , sus predicciones son menos exactas y organizan mal su tiempo por lo que esperan el último minuto antes de iniciar una acción encaminada a eventos próximos  y perciben los tiempos de espera más prolongados.

La memoria de trabajo verbal o interiorización del lenguaje permite describirse los acontecimientos y reflexionar sobre ellos antes de responder.El lenguaje interiorizado contribuye a la comprensión lectora y el control de la conducta por las normas .

La autorregulación de los afectos permite inhibir y demorar las reacciones emocionales provocadas por los acontecimientos para dar una respuesta más objetiva y racional de los eventos y tener en consideración las necesidades de los demás.

Control motor de la conducta . Los niños con TDAH esploran tocan y manipulan los objetos que entran en su campo visual más que los otros niños, presentan pues un deficit en el control inhibitorio de respuestas motoras.

Acerca de lectorixblog

¿Quieres estar al día de las últimas novedades de Psicología? Trastornos, diagnósticos, tratamientos... Lectorix te mantiene al día!
Esta entrada fue publicada en atención, hiperactividad, TDAH y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Alteraciones de la atención : TDAH

  1. Patrícia Gubert dijo:

    Los problemas de atención en niños TDAH se deben a una alteración en las funciones ejecutivas (FE). Las FE permiten la resolución de problemas gracias a diversos procesos mentales como la inhibición de la conducta , inhibición de la información irrelevante, memoria de trabajo verbal y no verbal, autorregulación de las emociones, motivaciones, grado de alerta, planeamiento o la toma de decisiones.

    Los trastornos de las funciones ejecutivas son de base anatómica y fisiológica. Las estructuras anatómicas involucradas incluyen la corteza prefrontal y sus áreas aferentes y eferentes según Papazian, Alfonso, Luzondo (2006). Y los neurotransmisores implicados son la dopamina y la norepinefrina y, en menor grado, la acetilcolina y la serotonina.

    Estos autores han encontrado alteraciones en una o varias de las FE en niños TDAH, i también para síndrome de Tourette, enfermedad bipolar, depresión, trastorno obsesivo-compulsivo,
    autismo y postraumatismo cerebral.

    referencias:
    Papazian, O., Alfonso, I., & Luzondo, R. J. (2006). Trastornos de las funciones ejecutivas. Rev Neurol, 42(Supl 3), S45-50.

  2. Gemma dijo:

    El TDAH es un trastorno crónico que puede potenciarse o disminuir en función del entorno y la educación que el niño recibe (Orjales, 2004). Es importante que el objetivo del tratamiento vaya dirigido en:

    – Optimizar la educación para reducir los efectos negativos de los síntomas del TDAH.
    – Evitar efectos secundarios como: Baja autoestima, baja tolerancia a la frustración, actitudes depresivas, ansiedad, sentimiento de indefensión, …
    – Proporcionar estrategias de compensación para afrontar las dificultades.
    – Potenciar otras facultades.
    – Evitar que la base académica se vea reducida.

    Es un trastorno con riesgo a desarrollar problemas de conducta, fracaso escolar, desadaptación y trastornos emocionales. Por eso es importante hacer una detección precoz, y así poder implementar lo antes posible un tratamiento y conseguir que el niño llegue a la edad adulta habiendo reducido los efectos desestabilizadores. También hay que evitar una influencia negativa que ayuden o agraven los síntomas. Así pues, el entorno del niño (padres y maestros) tendrá un papel importante para conseguir los objetivos de la intervención (Jarque, 2007).

    referencias:
    Orjales, I. (2004). Impacto y detección de niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Educación y futuro: revista de investigación aplicada y experiencias educativas. 10, 11-20.
    Jarque, S. Tárraga, R. y Miranda, A. (2007). Conocimientos, concepciones erróneas y lagunas de los maestros sobre el trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Psicothema, 19 (4), 585-590.

    • lectorixblog dijo:

      M’agrada aquest comentari, es concís, tot i que es podria haver desenvolupat una mica mes.
      Tot i que es concret, li falta una mica mes de “materia”
      La bibliografia està bé i està ben aplicada.

  3. Georgina Burgos dijo:

    Me ha parecido muy interesante el dato relacionado con un menor consumo de drogas asociado al tratamiento farmacológico del TDAH con estimulantes, como es el metilfenidato, para tratar la sintomatología de déficit de atención, hiperactividad y/o impulsividad, ya que una de las preocupaciones principales de los padres es la salud de su hijo. En este sentido, cuanta más información puedan recoger los padres sobre los beneficios y perjuicios relacionados con este tratamiento, así como con la etiología del trastorno, mayor fundamento científico tendrán a la hora de tomar la decisión. En última instancia son los padres quienes finalmente aceptan si su hijo seguirá o no un tratamiento farmacológico.

    Para ahondar un poco en este tema me centraré en el tabaquismo, un tipo de consumo de drogas de alto riesgo para la salud, ya que en la actualidad se dispone de evidencia científica que indica que hay una relación entre el aumento del consumo de nicotina, el riesgo de inicio precoz en este hábito y los síntomas del TDAH (Kollins y cols., 2005). Los motivos de que esto sea así parecen encontrarse en la base neuropsicológica del trastorno, asociado con valores más elevados del transportador de dopamina (DAT) en el núcleo estriado.

    La nicotina tiene un efecto parecido al efecto del metilfenidato ya que ambos tienen una acción estimulante del trasportador de dopamina en el núcleo estriado del cerebro. Algunos estudios que evalúan el estado de ánimo y el consumo de nicotina en pacientes con TDAH apuntan a la hipótesis de que el consumo de cigarrillos, es decir, nicotina, podría ser una forma de automedicación (Krause y cols., 2002) para mejorar los síntomas relacionados con el estado de ánimo negativo y la sintomatología asociada al TDAH. Según Gehricke y cols. (2009) el consumo de cigarrillos reduce en un 9 % el estado de ánimo negativo y en un 8 % la sintomatología asociada al TDAH.

    Estos efectos de la nicotina plantean por un lado una hipótesis sobre los motivos neurofisiológicos que hacen del diagnóstico del TDAH un predictor de mayor riesgo de tabaquismo, pero a su vez nos ponen ante el objetivo de hallar nuevos modos de tratar este hábito teniendo en cuenta los rasgos diferenciales entre la población fumadora con TDAH y la población fumadora sin este trastorno. En este sentido, el tratamiento farmacológico con metilfenidato parece tener un efecto preventivo por sus efectos neurofisiológicos (Krause y cols., 2002), pero ello no exime de la necesidad de considerar, en los programa de prevención, el efecto que tiene la nicotina en el mantenimiento del hábito por reducir la sintomatología asociada a los estados de ánimo negativos (Gehricke y cols., 2009), ya que estos suelen cursar de forma comórbida con el TDAH. Es imprescindible, por tanto, considerar estos factores para incrementar no sólo la tasa de éxito en los tratamientos para dejar de fumar en fumadores adolescentes y adultos con TDAH, sino también para elaborar programas de prevención más específicos que puedan aplicarse a la población infantil con este trastorno, por ser precisamente una población de mayor riesgo de padecer tabaquismo.

    Bibliografía
    Gehricke, J. G., Hong, N., Whalen, C. K., Steinhoff, K., y Wigal, T. L. (2009). Effects of transdermal nicotine on symptoms, moods, and cardiovascular activity in the everyday lives of smokers and nonsmokers with attention-deficit/hyperactivity disorder. Psychology of Addictive Behaviors, 23 (4), 644–655. doi: 10.1037/a0017441

    Kollins, S. H., McClernon, F. J., y Fuemmeler, B. F. (2005). Association between smoking and attention-deficit/hyperactivity disorder symptoms in a population-based sample of young dults. Archives of General Psychiatry, 62(10), 1142-1147. doi: 10.1001/archpsyc.62.10.1142

    Krause, K. H., Dresel, S. H., Krause, J., Kung, H. F., Tatsch, K., y Ackenheil, M. (2002). Stimulant-like action of nicotine on striatal dopamine transporter in the brain of adults with attention deficit hyperactivity disorder. International Journal of Neuropsychopharmacology, 5, 111-113. doi: 10.1017}S1461145702002821

  4. mariajose35 dijo:

    Los principales síntomas del TDAH son los problemas de atención, hiperactividad e impulsividad, éstos a su vez están relacionados con problemas de conducta que pueden desarrollar en su adolescencia y vida adulta, como trastorno negativista desafiante, trastorno disocial, trastornos de aprendizaje y también siendo relacionado con ansiedad, depresión, trastorno bipolar y un mayor vulnerabilidad al consumo de drogas, siendo menor la edad de inicio a ellas y con una mayor dependencia. Estos datos sitúan al TDAH como un trastorno con elevada comorbilidad, por eso su diagnóstico precoz y un adecuado tratamiento será las herramientas clave para poder mitigar o eliminar las consecuencias negativas o síntomas que produce este trastorno.

    Una de las cuestiones alarmantes sobre el TDAH es su comorbilidad con el consumo de drogas, Sullivan (2001) afirma que se han encontrado porcentajes de abuso y dependencia de sustancias más elevado que en la población general, al mismo tiempo que las personas con un TDAH en la infancia inician el consumo de sustancias a una edad menor, siendo más vulnerables a su abuso o dependencia que las personas que no presentan un TDAH. Sullivan (2001), también hace referencia a la importancia del diagnóstico del TDAH más allá de la adolescencia, ya que el riesgo a desarrollar una drogodependencia es mayor en los pacientes con TDAH en la vida adulta. Biederman (1995) presentó un trabajo en el que el 52% de los pacientes con TDAH en la infancia presentaron un trastorno por consumo de sustancias en su vida, frente al 27% de la población sin TDAH.

    Estos datos se confirman si tenemos en cuenta los estudios realizados con pacientes por problemas derivados del consumo de drogas y alcohol, encontrando una mayor prevalencia del TDAH que en la población general. Wilens (2000) confirmó que entre el 31% y el 75% de pacientes con dependencia al alcohol presentan criterios de TDAH en la infancia y hasta un 35% de pacientes con adicción a la cocaína presentan un TDAH. La relación entre TDAH y drogadicción puede ser explicada desde un punto biológico, Sullivan (2001) identificó distintos alelos de genes que se asocian a la presencia del TDAH y a un mayor riesgo para desarrollar una drogodependencia, como los implicados en la codificación del receptor D2 y D4 de la dopamina o el mismo transportador presináptico de dopamina. Por otro lado, las características de los pacientes con TDAH, impulsividad, problemas para inhibir la conducta y las posibles dificultades sociales provocan una mayor tendencia al consumo de drogas y de alcohol.

    Por ello, en el proceso diagnóstico del TDAH será importante y necesario incluir una historia detallada del consumo de sustancias y alcohol.

    Referencias
    • Biederman J, Wilens TE, Mick E, et al. (1995). Psychoactive substance use disorders in adults with attention-deficit/hyperactivity disorder (ADHD): effects of ADHD and psychiatric comorbidity. Am J Psychitary 152:1652-1658

    • Sullivan MA, Levin FR (2001). Attention-deficit/hyperactivity disorder and substance abuse. Diagnostic and therapeutic considerations. Annals New York Academy of Sciences 134:251-270.

    • Wilens TE, Spencer TJ, Biederman J (2000). Attention- deficit/hyperactivity disorder with substance use disorders. En: Brown TE (Ed.). Attention-deficit disorders and comorbidities in children, adolescents, and adults. Washington,DC: American Psychiatric Press, 319-339.

  5. annadou3 dijo:

    El TDAH és un trastorn d’origen biològic, a nivell cerebral, i amb transmissió genètica, que afecta a la capacitat del nen o adolescent de:
    – Regular el seu nivell d’activitat, per la qual cosa tenen hiperactivitat.
    – Inhibir o frenar les seves idees, pensaments o comportaments, per la qual cosa tenen impulsivitat.
    – Prestar atenció a les accions que realitzen, per la qual cosa pateixen inatenció.
    El nen amb TDAH té gran dificultat o incapacitat per presentar atenció i concentrar-se, presenta un alt nivell d’activitat per la seva edat, es distreu molt fàcilment i és molt impulsiu.
    Per a diagnosticar un TDAH no és suficient la presència dels símptomes sinó que aquests han de suposar un impacte a la vida del nen, en dos ambients y que no s’expliqui per una causa psiquiàtrica, mèdica i tòxica.
    Aquest trastorn té un gran impacte negatiu per la persona que el pateix i, a llarg termini, si no es tracta correctament, produeix una disminució del rendiment acadèmic que desemboca en fracàs escolar. A més, afecta també al desenvolupament social i emocional del nen i per això és molt important aplicar tractament en el moment de la detecció.

    Els processaments involucrats en els símptomes del TDAH son, sense cap dubte, molt complexes i no es poden explicar per l’alteració d’un únic factor. Cada subtipus de TDAH respon a diverses alteracions i cada un d’ells amb nivells de gravetat diferent. Les intervencions que tinguin com a finalitat estimular les funcions neurocognitives hauràn de tenir en compte les diverses xarxes que intervenen amb la finalitat de reorganitzar noves víes conforme a possibles compensacions. Es creu que, dins dels tractaments multimodals, la implementació d’estratègies orientades a potenciar i desenvolupar les funcions neuropsicològiques afectades es avui dia una tasca ineludible per part dels que assumeixen el tractament del TDAH.
    En un futur pròxim, les investigacions podran donar a conèixer el mecanisme d’acció de les funcions executives en els diferents subtipus de TDAH, de manera que pugui instrumentar-se amb major precissió l’habilitació o rehabilitació o bé, que es pugui pensar en nous models alternatius de tractament.

    Bibliografia
    – Soutullo, C. Convivir con niños y adolescentes con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). 2ª ed. Buenos Aires; Madrid. Médica Panamericana, 2008.
    – Pistoia, M., Abad-Mas, L., & Etchepareborda, M. C. (2004). Abordaje psicopedagógico del trastorno por déficit de atención con hiperactividad con el modelo de entrenamiento de las funciones ejecutivas. Revista de neurología, 38(1), 149-155.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s