Desarrollo de la atención en el niño


Desarrollo de la atención en el niño by #Lectorix

Las capacidades atencionales siguen una curva de maduración en paralelo con la maduración cerebral. Cuanto más maduro es el cerebro más capacidad atencional tiene. Aunque cuanto más complicado es un trabajo más recursos cognitivos son necesarios. A veces el niño  no ha desarrollado las competencias necesarias para realizar lo que le pedimos. Para cada momento del desarollo hay un techo atencional porque el desarrollo de la atención corre paralelo a la maduración cerebral.

En el desarrollo del cerebro humano hay hitos que vale la pena conocer. El cerebro multiplica por cuatro su peso desde el nacimiento hasta la edad adulta hacia los 30 años y despues empieza el declive. El proceso de mielinización durante la infancia permite aumentar la velocidad de la transmisión neuronal  lo que supone una disminución del tiempo de reacción del niño para los trabajos que requieren atención. Hasta la adolescencia no se han desarrollado totalmente las zonas corticales frontales. Las funciones ejecutivas dependen de la zona cortical frontal. Y la atención selectiva es necesaria para el aprendizaje de nuevas materias.

atencionA los 3 años el niño tiene capacidad para controlar sus movimientos oculares y encontrar un solo estímulo visual entre varios. Hacia los 4 años el niño es capaz de pasar de la atención focalizada a la sostenida. A partir de 7 años el niño pone en marcha  una estrategia sistemática de exploración visual  aunque la eficacia depende mucho del nivel de dificultad y de las discrepancias  y similitudes entre los estímulos. La atención dirigida mejora entre los 6 y 11 años después se estanca hasta la adolescencia. La memoria de trabajo viso-espacial se desarrolla significativamente desde la adolescencia hasta la edad  adulta.

¿Cómo se mide la atención?

Para medir la atención hay multitud de test desarollados a partir de los trabajos sobre lesiones del lobulo frontal. La tarea de clasificación de cartas de Wisconsin (WCST), desarrollada por Grant y Berg, ha sido una de las pruebas más utilizadas en la valoración de la atención ejecutiva. En el articulo de Periáñez  y Barceló (2001), sobre la adaptación española del test de Wisconsin  nos explican de manera didáctica todas las dificultades a la hora de validar un test. Os recomendamos su lectura. Cuando se pasan pruebas de atención es importante que el “setting” sea el correcto. Antes de hacer un test para medir la atención es preciso estudiar el estado de alerta y vigilancia del niño. Un niño que no ha dormido bien siempre tendrá un rendimiento atencional más bajo. Es importante tener en cuenta la edad del niño antes de dar por fallida una prueba. Es necesario revisar la motricidad del niño si falla en alguna prueba   . Por ejemplo la frecuencia de omisión en un trabajo de búsqueda visual puede ser consecuencia de un nistagmus. O puede deberse a patología relacionada con la atención.

¿Qué ocurre con la atención en el TDAH?

El déficit de atención con o sin hiperactividad es la  primera causa de consulta en neuropsicología. El déficit de atención sin hiperactividad es más frecuente en niñas. El déficit de atención sin hiperactividad cuesta de diagnosticar antes de la adolescencia  sobretodo si se trata de niños con alto potencial de inteligencia y esto les permite compensar en parte sus dificultades. El niño con déficit de atención se muestra  muy sensible a las interferencias mientras trabaja. Si un estímulo más atractivo aparece mientras está realizando un trabajo, el niño ” olvida ” este trabajo.

El niño con déficit de atención presenta dificultad para mantener un esfuerzo mental e iniciar un trabajo en el momento que corresponde. El niño con déficit de atención presenta dificultad para repartir la atención entre dos trabajos como escuchar y tomar notas  a la vez. Es desorganizado y puede perder sus objetos personales lo que a veces se interpreta como un comportamiento realizado voluntariamente para saltarse las reglas. A nivel emocional puede presentar ansiedad y tendencias perfeccionistas lo que los enlentece todavía más.

sigue

ATENCIÓN 2

Bibliografía

Grant DA, Berg EA. A behavioral analysis of degree of reinforcement
and ease of shifting to new responses in a Weigl-type card sorting
problem. J Exp Psychol 1948; 34: 404-11.

Periáñez JA, Barceló F. [Madrid adaptation of the Wisconsin card sorting test:a comparative study of internal consistency]. Rev Neurol. 2001 Oct 1-15;33(7):611-8. Spanish.

Acerca de lectorixblog

¿Quieres estar al día de las últimas novedades de Psicología? Trastornos, diagnósticos, tratamientos... Lectorix te mantiene al día!
Esta entrada fue publicada en ansiedad, atención, cerebro, comprensión lectora, educación, escolarización, hemisferio derecho, hiperactividad, neurociencia, profesor, TDAH y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Desarrollo de la atención en el niño

  1. Gemma dijo:

    El trastorno por déficit de atención con hiperactividad es de tipo multifactorial (genético; neuroquímico; neuroanatómico y fisiológico; psicosocial). Los principales síntomas son la hiperactividad, impulsividad y déficit de atención, que se caracterizan con problemas para controlar la conducta y ajustarse a las normas. En general, una dificultad de adaptación familiar, escolar y/o social.
    La evolución del TDAH en función de la edad en muchos casos es:
    – Tendencia a disminuir la HIPERACTIVIDAD.
    – Tendencia en mantener la INATENCIÓN e IMPULSIVIDAD en adolescentes y adultos.

    Con la terapia conductual deberemos identificar las conductas inadecuadas que queremos eliminar y las que queremos incrementar.
    • Para aumentar las conductas positivas  refuerzo positivo, atención positiva, recompensas y privilegios.
    • Para reducir las conductas que no deseamos  no haremos caso a esas conductas.

    Será importante entrenar a los padres y al entorno de los niños con éste trastorno para conseguir modificar la conducta inadecuada del niño/a. En este sentido podremos mejorar sus habilidades sociales, ya que generalmente los niños con TDAH tienen problemas en este aspecto.
    Para conseguir con éxito la terapia, serán imprescindibles los padres para que los traten con cariño y les muestren que siempre estarán disponibles para ayudarles a mejorar su comportamiento. Algunas habilidades que los padres pueden poner en práctica para que sus hijos con TDAH valoren su potencial son:

    1) Elogios y atención positiva en el esfuerzo que realiza el niño.
    2) Hacerle saber lo importante que es para los padres (a pesar de su comportamiento).
    3) Mostrar interés en sus actividades escolares y personales.
    4) Elogiar su trabajo ante los demás.
    5) Darle órdenes en positivo cuando queramos modificar alguna conducta inadecuada.
    6) Encargarle cosas ajustadas a su nivel de dificultad (para que sienta que obtiene el éxito).
    7) Concienciarle de sus conductas incorrectas.

    Referencias:
    Soutullo, C. y Chiclana, C. (2008). TDAH. Trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Clínica Universitaria Universidad de Navarra. (19-39).
    Vásquez, J. Cárdenas, E. Feria, M., Benjet, C., Palacios, L y de la Peña, F. (2010). Guía clínica para el trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Ed. Shoshana Berenzon, Jesús del Bosque, Javier Alfaro, Ma. Elena Medina-Mora. México.

    • lectorixblog dijo:

      Seria interessant que haguesis indicat també les variants que poden estar pressents o no en el TDAH i els seus efectes en el comportament del nen/nena i les possibilitats de tractament.
      També caldria que incorporessis al text les referéncies de la biliografía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s